5 may. 2011

Domingo 8 de Mayo de 2011: Programa Especial Día de la Madre. INVITADOS: Manuel López Gómez-Director de Orquesta y Francisco "Pacho" Flores-Trompetista

Manuel López Gómez
"Gracias a su excepcional espíritu humano, alto sentido de responsabilidad profesional y una auténtica visión artística, Manuel es uno de los principales y más brillantes líderes del proceso musical Venezolano."   

Mto. José Antonio Abreu (Director Fundador de “El Sistema”)
"Manuel es sin lugar a dudas uno de los talentos más excepcionales que he encontrado." 
Mto. Gustavo Dudamel
 Nacido en Caracas, el 9 de septiembre de 1983, Manuel López se une al Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela cuando apenas tenía seis años edad. Su iniciación fue en el núcleo de La Rinconada, donde desde el primer día escogió el violín como su instrumento. Al llegar a los 16, se interesó por la batuta, y desde entonces ha perfeccionado su técnica hasta debutar internacionalmente en el Concurso Internacional de Dirección sir George Solti, en Frankfurt, Alemania.
Guiado por su madre, el pequeño Manuel -en 1989- conoce el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela mediante su participación como alumno en el núcleo de La Rinconada. Ahí, según él mismo recuerda: "Cuando tuve que escoger el instrumento que quería tocar, sin dudas elegí el violín."

Luego de dos años en el núcleo, entró a la orquesta y pasó al Conservatorio de Música Simón Bolívar. Posteriormente, siguió con sus enseñanzas musicales hasta pasar a la Sinfónica Juvenil de Caracas. Luego de un tiempo se abrieron las audiciones y logró el puesto de concertino, que mantuvo durante cuatro años. Con el tiempo, tuvo la oportunidad de concursar de nuevo para entrar a las filas de la Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar, orquesta donde ocupó un atril como violinista.
   "Desde la primera vez que estuve en una orquesta, supe que mi vida la iba a dedicar a la música. No podía imaginarme haciendo otra actividad", dice con seguridad mientras une las anécdotas que lo han acompañado en su recorrido.
   De la mano del arco y su instrumento, Manuel veía con particular interés el podio. Paralelo a la ejecución como violinista, dibujaba su futuro como director.
   “Cuando estudiaba en el Conservatorio, en el año 2000, se abre una cátedra de dirección orquestal bajo la responsabilidad del maestro Sergio Bernal. Ese fue mi primer contacto con la batuta. Tenía 16 años”, recuerda sin mucho esfuerzo. “Ahí fue cuando me llamó la atención el mundo de dirección. Estudiaba con él y paralelamente continuaba como ejecutante”.

Para el joven director, quien apenas exploraba una nueva arista en el ámbito orquestal, su lugar desde el atril fue determinante: “Eran experiencias nuevas, me di cuenta de cómo se desarrolla un ensayo. Siendo concertino, no me preocupaba solamente por tocar mis notas, sino que también estaba pendiente de lo que tocaban los fagotes, los cornos, otros instrumentos, y esa es la función del director”, insiste sin lugar a duda.

Entre las cosas que sedujeron a Manuel para sumergirse en el mundo de la conducción, lo que más lo atrajo fue “tener la posibilidad de estar en medio de una orquesta, como en la cima de una montaña, y desde ahí poder hacer música”, según él reseña. Una de las variables que más lo atrapa en esta dimensión es que “el instrumento de un director es la orquesta. Con ella se debe tratar de describir lo que el compositor pensaba en el momento que escribía. Es algo muy apasionante”, afirma al tiempo que insiste en que será su función por el resto de su vida.

Recorrido nacional
    Como miembro del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, desde muy temprana edad Manuel ha asumido grandes tareas. En 2003, fue nombrado director del núcleo de El Tigre, estado Anzoátegui: “Iba por dos meses y me quedé tres años. Fui como director invitado, después se hizo un seminario y me propusieron quedarme allá y lo hice”, relata con emoción.
    Luego, en 2006 se trasladó a Los Teques —capital mirandina— para comenzar a trabajar con Gregory Carreño, quien está a cargo de la orquesta juvenil del estado. En esta experiencia se le presentó la oportunidad de dirigir la orquesta de la Fundación del Niño de Miranda, de la cual se ha hecho cargo desde entonces.
    Además, ha tenido la oportunidad de participar como director invitado en varias orquestas del interior como la Simón Bolívar de Táchira, la Sinfónica de Falcón, Sinfónica de Mérida, Sinfónica de Miranda, Sinfónica de Yaracuy. Cuando habla de “El Sistema", Manuel insiste en que su vida: “Es como mi sangre. Fue la puerta que me permitió entrar en este maravilloso mundo de la música”.

Más allá de las fronteras

    Tras el inicio en el mundo de la dirección orquestal, Manuel ha empeñado todo su esfuerzo para proyectar su ejecución con la batuta. Su primera actuación en tierras foráneas fue en 2007 como participante en el concurso Eduardo Mata, en México. “Fue una experiencia bastante bonita, sólo clasificamos de Latinoamérica un brasilero y yo”, rememora.
    Para continuar su excursión en el mundo, participó recientemente en el International Conductor´s Competition Sir George Solti —Competencia Internacional de Directores— en Frankfurt, Alemania, un país caracterizado por su alto nivel instrumental, excelentes orquestas, famosos compositores y reconocidos directores, entre otros campos a nivel musical.
    Sobre esta última actuación recuerda que a comienzos de este año, participó en Maracaibo, estado Zulia, en unas clases magistrales de Dirección con el Maestro Sung Kwak, quien lo motivó a inscribirse en el Concurso de Dirección Internacional. “Seguí las sugerencias del maestro Kwak y envié mis papeles. Luego, recibí una correspondencia de Axel Schlicksupp —Managing Director del concurso— en la que me confirmaba que fui seleccionado entre las 524 solicitudes, para participar junto a otros 24 directores del mundo”, dice con entusiasmo, al tiempo que agregó: “De todos los participantes el único suramericano era yo. El resto eran europeos y norteamericanos”.
    A pesar de no llegar a la final, para Manuel fue una motivación enorme el ser seleccionado y pasar hasta la ronda semifinal de un concurso tan prestigioso. “Más allá de la experiencia de competir en el concurso, la posibilidad de interactuar con una orquesta tan importante como la Frankfurt Museumorchester fue muy importante”, asegura. Así, Manuel emprende un nuevo rumbo en su ejercicio de dirección.

Además de sus muchos éxitos en Venezuela, Manuel también está obteniendo reconocimiento internacional como director de orquesta. Recientemente ha sido director invitado de la Orquesta Sinfónica de Bahía (Brasil), la Orquesta Sinfónica Carlos Chávez (México) y la Orquesta Gulbenkian (Portugal).
Debido a su alto nivel y exitosa carrera musical, López es escogido por la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles (LA Phil), como uno de los cuatro jóvenes directores (Dudamel Fellows) seleccionados mundialmente para trabajar con tan prestigiosa orquesta durante la temporada 2010/2011, desempeñándose en esa oportunidad como director asistente de Gustavo Dudamel y Charles Dutoit, así cómo también director invitado en cinco presentaciones durante la serie de conciertos para la juventud y la comunidad de Los Ángeles, junto al mundialmente aclamado pianista Emanuel Ax.

En Marzo de 2011, fué invitado nuevamente por la “LA Phil” como director musical asistente de Gustavo Dudamel durante dos semanas. En Abril de 2011, hizo su debut en Suecia dirigiendo a la Orquesta Sinfónica de Gotemburgo” realizando un total de siete conciertos incluyendo una Gira Nacional por cinco ciudades. En Mayo, dirigirá al famoso tenor peruano Juan Diego Florez en Lima y en Junio y Julio de 2011, debutará en Corea del Sur con la “Orquesta Filarmónica de Busan” y a la “Orquesta Sinfónica de Daegu”.

 López fue semifinalista en el Concurso Internacional de Dirección Orquestal Sir “George Solti” en Frankfurt-Alemania (2008) y ha enriquecido también su carrera en el campo de la ópera como director musical asistente de Gustavo Dudamel en las producciones de “La Traviata” de Verdi y “La Boheme” de Puccini.

 
De y para El Sistema

    El Sistema es mi vida. Desde que comencé mis estudios musicales hasta hoy, todo lo que he hecho por la música se lo debo a la institución que creó el Maestro José Antonio Abreu hace 33 años.
   Además de la formación que ha recibido a lo largo de los años, Manuel también contribuye con su trabajo, para que continúe el crecimiento y expansión del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela. “Creo que mi mejor aporte es seguir echando para adelante, dirigiendo y formando orquestas, para dejar muy en alto a mi país”.
   Su ascenso en la vida como director fue vertiginoso. Desde el inicio conversó con Abreu, quien de inmediato le asignó sus primeras clases. Posteriormente, hizo un curso con el maestro Eduardo Marturet en 2002. Como una de las grandes ventajas que proporciona El Sistema a sus integrantes, es la posibilidad de recibir clases con maestros internacionales. Manuel no desaprovecha estas oportunidades y participó en cursos con los maestros Sung Kwak y Wolfang Tromer. También con el reconocido larense Gustavo Dudamel.

   “Creo que esa fue mi base, porque mi escuela fue dirigir. Eso es una ventaja enorme que tenemos, este es el único país del mundo donde hay más orquestas que directores, el maestro Sung Kwak siempre lo dice cuando viene. En Europa hay una vida musical fabulosa, pero no están las oportunidades que nosotros tenemos. El instrumento de un director es la orquesta; y aquí uno tiene desde los primeros pasos, la oportunidad de dirigir una orquesta, esa es la mejor escuela“.
—¿Cuál ha sido el mejor concierto?

—Mi próximo concierto va a ser el mejor, siempre pensaré así. Siempre hay una oportunidad de hacerlo mejor y antes de entrar al podio mi meta es esa. Pienso que será así hasta mi último concierto, espero que sea cuando esté bien viejito ya, ese creo que será mi mejor concierto. 

Fuente: http://www.fesnojiv.gob.ve / Fotografías y datos suministrados por el artista



Francisco “Pacho” Flores


Francisco “Pacho” Flores es el principal trompetista de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar. De él ha dicho José Vicente Abreu: “Constituye una de las más jóvenes y descollantes personalidades que conforman la nueva generación musical en Venezuela”. Pacho Flores fue reconocido con el Premio Maurice André el máximo galardón al que puede aspirar un trompetista y que nunca antes había sido otorgado a un latinoamericano. Pese a su rigurosa formación académica, ha decidido apostar por sus orígenes y hacer de la música venezolana el tema central de su primer disco. Nené Quintero, Aquiles Machado, Alfredo Naranjo y Aquiles Báez son parte de los músicos invitados que completan este ensamble musical que llega en una hermosa edición del sello Guataca. El joropo, el vals, el merengue, el latin jazz, el choro y la danza, en sus acepciones criollas, tal y como las transmite el virtuosismo de estos músicos, constituyen la paleta genérica de un disco que conmueve y alegra al mismo tiempo. Como si el alma blues de Chet Baker hubiese encontrado al fin un dejo risueño en nuestras tierras.
Francisco ‘Pacho’ Flores constituye una de las más jóvenes y descollantes personalidades que conforman la nueva generación musical de Venezuela”, así sentencia el maestro José Antonio Abreu en las palabras de presentación del disco del trompetista tachirense, principal de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, quien este próximo miércoles 18 de noviembre, a las 8:00 p.m., lanzará su primera producción discográfica titulada Pacho Flores: La trompeta venezolana en el ático del Centro Cultural Corp Banca bajo el sello de Guataca Producciones.
La consideración del maestro José Antonio Abreu viene dada, entre otros motivos, porque este venezolano hace un par de años se hizo acreedor del premio Maurice André, uno de los más cotizados para trompeta clásica en el mundo.  .
 



No obstante, este prominente y joven virtuoso de la trompeta clásica decidió hacer su primer disco incursionando en la música popular venezolana, género con el que él mismo confiesa se inició en su camino como instrumentista. Junto a él completan el trío base de esta producción: Roberto Koch (contrabajo) y Jorge Glem (cuatro); así como una vasta lista de excelentes músicos invitados, tales como: Aquiles Machado, Eddy Marcano, Alfredo Naranjo, Nené Quintero, Alvaro Paiva Bimbo, Adolfo Herrera, Diego Álvarez “El Negro”, Eddy Marcano, Manuel Alejandro Rangel y Aquiles Báez, quien además coprodujo el disco. .
Pacho Flores: La trompeta venezolana, tal y como lo señala el maestro Abreu, es un disco vocero de nuevos tiempos musicales que vive el país y engalana con su sonido a una música venezolana que hacía rato no coqueteaba con la trompeta mas sí con otros instrumentos de viento.

1 comentario:

Publicar un comentario en la entrada